martes, 8 de diciembre de 2015

El Niño de la Salina: Una promesa que se hizo vino

El domingo pasado hicimos una visita a la bodega El Niño de la Salina, en el pueblo de Almargen, en plena Serranía de Ronda (Málaga), invitados por Andrés, uno de los dos hermanos que la regentan.
Pasamos un día fantástico, con un acogimientos por parte de todos los miembros de la familia que forman la bodega. Andrés y su esposa Montse nos explicaron los orígenes de la misma, nos enseñaron todos sus rincones, y terminamos, al calor de la chimenea, probando algunos vinos y almorzando con otros, junto con su socio y hermano, Paco, y la hermana de ambos. Una reunión familiar, como todavía se hacen en los pueblos.
Comenzamos probando Al Fresco Rosado, como suele decir Andrés con toda la pasión que aporta una creación, algo propio, "un cartuchito de chucherías", y efectivamente, eran fresas maduras, eran caramelos, una espectacular garnacha muy propia de la zona, cercana al pueblo de Teba, con contrastes térmicos entre el día y la noche, y con inviernos crudos y veranos muy calurosos.
Después pasamos a probar Andresito Moscatel, la joya de la corona, aunque ellos, como si de unos padres se tratara, se niegan a resaltar a unos por encima de otros. Elaborada con Moscatel Morisco, o de Grano Menudo, tiene todo el potencial aromático de su variedad con la justa carga de acidez que le permite no saturar en boca.
Posteriormente catamos el Andresito Pedro Ximénez.
Tras estas verdaderas delicadezas, nos limpliamos bien el paladar y pasamos al almuerzo, basado en chacinas y carne de la zona, y todo ello con Árbol, un tinto nueve meses de barrica, la nueva creación que han puesto en el mercado.
No explico más sobre las catas, debido a un trabajo que tengo entre manos y que verá la luz el primer trimestre del año que entra.
Así que esperando que llegue ese momento, no dejeis de tener la oportunidad de probar los vinos que  nos ofrece El Niño de la Salina, y nos vemos (ya lo expondré en facebook y en el presente blog), con una copa de Andresito en la mano.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario